Entradas

Un día negro

Hay cosas que nunca cambian,
que te desgarran el corazón.
Como las palabras,
palabras tan simples
pero dolorosas.
A veces duele demasiado,
estás destrozada,
ya no crees
y menos en quien creíste.
Y a pesar de todo eso,
siempre hay una luz,
de alguien que te cuida
y te guía.


El silencio

En la soledad de la habitación,
notaba su mirada que me perseguía.
Por más que me escapara,
siempre me encontraba.
Tenía una ventaja,
el escuchaba mis pasos,
yo a el no.
El miedo me recorría por las venas,
el corazón me sobresalía de los pechos
me martillaba no escuchar.
Estaba encerrada,
en una casa con muchas salidas
y entradas.
¿Por donde escapaba?
El podía entrar facilmente
y a mi me costaba escapar.
El me impedía salir.


Acompañada de tu mano

Yo quisiera tenerte,
siempre cerca.
Hace tiempo que siento por ti
y es como si el tiempo no parase,
ojalá que nunca pare en este barco
llamado amor.
¿Te acuerdas del primer beso?
Parece que fue ayer.
Quiero ser la mujer,
que te acompañe de la mano.
No quiero solo 9 inviernos contigo,
sino infinitos meses a tu lado.
Donde los meses,
se conviertan en años.
Sin buscarte,
te encontré
y tu mano nunca quiero perder.

Me enamore de ti

Me enamore de ti,
como una tonta
y que tonta feliz soy.
Eres la brisa que siento en mi cara,
soplando versos de amor.
Tu sonrisa,
ilumina mis mañanas
y la tristeza
que antes estaba agrietada en mi corazón se fue.
Quiero confesarte;
que sin ti ya no hay un nosotros.
Eres todo lo que siembra amor en mi,
el dueño de mis latidos,
la causa de mi felicidad
y el que siembra esperanza.
Que nunca falte un sincero te quiero,
como el nuestro.

Una vez más te quiero

A veces soy solo yo escribiéndote,
con las caricias que me queman los miedos
y los abrazos que son infinitos,
esos me salvan el día.
Viviendo un amor sin tanto cuento
y haciendo un cuento juntos.
Tardo un tiempo
pero vi lo que había detrás de tu mirada,
tu me enseñaste a amar de una distinta manera.
Tu ves en mi,
algo que yo no consigo ver.
Nos encontramos de camino,
sorprendiéndonos.
Con los ojos vendados,
se que mi destino esta de tu mano,
una vez más déjame seguir amándote
con todo el amor que tengo amarrado en mi corazón.
Siempre vuelvo a ti,
eres el calor de mis noches heladas
y el aliento que sale de mi boca tras susurrar un te quiero.
Siempre te buscare al lado de la almohada,
una vez más se que mi fuerza eres tu.

Latidos permanentes

Soy indomable,
como tus besos
que no se dominan al verme.
Soy besos,
en un simple verso.
Bésame,
por si te vas.
Temo a las despedidas,
decir adiós a aquello que amo.
En cada verso,
juro amarte
y me guiaste
a través de las heridas
al amor.
No te vayas,
sin ti mi corazón no latera.

Nunca te olvides de que te quiero

El amor no comprende de tiempo,
ni de estaciones,
ni de cosas,
el amor somos tu y yo unidos.
Tu eres mi mejor poema,
intentaré darte tanto cómo tu das
o incluso más.
Por fin me atrevo a decir,
que la felicidad esta de tu lado
y con el puño agarrado en el corazón
me acuno a ti.
Tu eres como el sol,
que me ilumina.
Me das aire,
cuando no consigo respirar.
Eres todo aquello que necesito.