Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

Se fue y volvieron las risas

Hace cinco meses,
que cambio mi vida
y parece que fue ayer
cuando lloraba por las esquinas.
Solo me querías en tu cama
y no en tu corazón.
Todo se acabo,
dejo de dolor,
lo que un día se fue.
Que jodida fue tu partida
pero el me dio alas.
Sus besos,
me hacen volar por el cielo
y sus ganas de estar conmigo
me da paz.
Gracias por irte,
por dejar entrar a algo mejor.
Gracias,
por enseñarme a reír.

Alma abierta

Soy un libro abierto,
sabes como leerme,
interpretarme.
En mi cama ya no hay nada,
ojalá oliera a ti,
joder.
Un buen despertar eres tu
y mi almohada favorita.
Soy yonqui de tus besos
y anhelo un abrazo.
Me das fuerza para seguir
y aunque quiera alejarme,
consigues que me acerque.
Cuesta sonreír,
seguir
pero contigo no.
Va por ti,
por todo lo que das
y por ahogar mis penas.

Contigo

Contigo estoy dejando la puerta abierta,
donde antes estaba cerrada,
la llave de mi corazón.
Florecen las caricias en mi cuerpo,
iluminas mi sonrisa,
vibra mi corazón.
Siendo poco a poco,
dejandome llevar
por esto.
Abrazas mi soledad,
apartas mi mounstruo
con tu amor.
Eres destino
y casualidad,
en el momento indicado.

Ella y el

Ella abraza los miedos.
El los combate.
Ella lo hace esperar, sin esperar nada a cambio.
El la espera cada noche.
Ella llora en silencio a oscuras.
El la hace reír como si fuera su luna.
Ella es arte.
El es poesía.
Ella es la noche.
El es el día.
Ella es su sol de todas las mañanas.
El le escribe sin miedo.
Ella espera el momento,
para decir te quiero.
Ella no se arriesga a besar.
El se arriesgó a tiempo a darlo.
Ella es su destino.
El es su suerte.
Y juntos caminaron de la mano.

Me gusta, lo que vivo contigo

Me gustas
porque me dijiste te quiero,
sin esperar respuesta.
Me gustas
porque me ves callada
y me abrazas.
Me gustas
porque soy frio
en tu caliente cuerpo.
Me gustaría,
recorrer el mundo,
si tu me acompañas
y de tu mano no temo de nada.
Me gustas
porque te paras a pensar
y sientes de verdad.

Trece meses

Te fuiste,
un domingo como cualquier otro
pero todo cambio.
Ya no tengo miedo,
no hay desolación en esta habitación.
Ya no huele a ti,
ya no hay nadie que me juzgue.
Vuelven las sonrisas,
se queda atrás la tristeza.
Llega la ilusión,
con su abrazo que te atrapa.
13 meses que fueron,
verano
y invierno.
Ahora son recuerdos,
que viven
pero ya no dueles.

La lucha de un pasado

Vi el carmín de tus labios,
desgastados.
El rimel corrido de tus ojos,
llorosos.
Vi dolor en tus ojos,
nostalgia en el corazón.
Te vi rota
y entera.
Con sueños
y desilusiones.
Vi una mirada que era primavera
pero solo había invierno
que no daba paso al tiempo.
Vi caerte,
levantarte
y agarrarme
por miedo a caerte.

Fuiste, fuimos y fui

Hay cosas que se no se pueden decir,
simplemente se miran en la mirada,
se nota en el cuerpo,
si siente en el alma.
No brillaba,
no mires atrás;
me decía.
Fuimos una salida sin emergencia,
fuiste una escapada tarde
y dolorosa.
Soy una montaña rusa,
un caos,
soy la sonrisa que ya no sonríe.
Soy el miedo,
que vivió en tu frio invierno.

Lo que había contigo

Querer es de sabios
y irse es de valientes.
Ahora no puedo;
dije aquella vez.
Ahora si puedo
y con ganas.
Desvelaste tus trucos al final,
con los ojos abiertos,
perdiste la oportunidad.
Fuiste un << me voy >>,
yo un no te vayas.
Fuiste un poema,
que acabo doliendo.
Venían tus dudas,
se iban las  ganas.
Siempre se quedaban las dudas,
dejando victimas a tu paso,
eras incierto.

Eres luz en las sombras

Me apetece perderme en tus rizos,
encontrarme en tu mirada,
despertar a tu lado.
Tener esa seguridad,
de que tu mano me sostiene.
Ser insomnio contigo,
siendo sueños cumplidos.
Me apetece ser destino,
sin miedo.
Robarte un par de besos
o los que surgan.
Me apetece todo,
lo que venga contigo.
Contigo,
no dejo para mañana lo que puedo sentir hoy.
Recorres las sombras,
marcadas por el pasado,
dándoles luz y una salida.

No me voy a rendir

No me arrepiento de nada,
mi aguja indica el camino de la brújula,
pisando fuerte,
dejando huella.
Vayas a donde vayas,
ve con una sonrisa
y quiere con el corazón.
Mi talón de aquiles,
no te digo te quiero,
no hace falta.
Me desnudo en el cuaderno
de mis poesías,
dejo atrás el pasado.
Cruzando nuevos horizontes,
de tu mano.
Puede que no quiera sentir,
es cruzarnos
y me dan ganas de intentarlo.
¿No ves?
Estas reviviendo mi llama,
no somos recuerdos,
somos instantes vivientes.