Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Siento que estoy tocando el cielo a tu lado

En esta vida hay amores de todo tipo y hemos experimentado con  cada uno de ellos.
Amores sufridos, dolidos, queridos y engañosos.
¿Pero donde quedo el amor verdadero?
Pensamos que solo podemos tener un solo amor cuando tenemos varios hasta encontrar al adecuado.
Y todos los recuerdos se quedan borrados, ya que es mejor olvidar que recordar.
No vale la pena sufrir si podemos mejorar con el paso del tiempo y disfrutar de la vida pero sobre todo vivir el momento, experimentando nuevas sensaciones en nosotros.
En esta vida lo único que hacemos es aprender lecciones de la vida misma.
Lo mejor aunque no lo creas es lo que más cerca tenemos de nosotros, lo que nos hace sentirnos vivos.
Esa sensación que tienes de que estas tocando el cielo, de que nada te puede y que vale la pena luchar por eso que te da tanta felicidad.
Eso se llama AMOR.
Si necesitáis llorar hacerlo pero que eso no os haga ir hacia atrás sino hacia adelante.
Porque llorar no es señal de ser débil sino de que has sido fuer…

Sinceridad

En cierto momento de nuestra vida tenemos que tomar decisiones sin saber las consecuencias y es ahí cuando no debemos dejar que el miedo y la desesperación pueda con nosotros porque aspiramos a ser algo más, a no quedarnos en el olvido ni atascarnos en esta época de tanta hipocresía.
Donde la gente juzga más por lo que ve  en vez de conocer a la persona.  ¿Dónde piensan que un carácter es su forma de ser cuando en realidad es su forma de defenderse?  Porque su noble corazón tenga miedo de sufrir de nuevo, los daños con el paso del tiempo acaban consumiendo y lo único que queda es sincerarse con uno mismo y ver que hay ahí dentro de él.
Cuando llega ese momento solo ves duda, arriesgarse es lo único que nos queda.
Las palabras son simples palabras que ni muestran interés, eso solo lo hace los hechos.
Y yo siempre doy un hecho que vale más que cualquier falsa promesa.
Luchar por quien merezca la pena y jamás os rebajéis por nadie.

Sin nombre, simples desconocidos

Todo se va con los años, mientras el tiempo pasa por delante de nosotros como una rafaga de viento. Vamos perdiendo cosas que era parte de nosotros y ganando otras que te hacen sentir unica/o.
Las mejores amistades, esos momentos tan unicos que quedan en el olvido y se remplazan por otros, no porque sean mejores sino porque nuestra mente borra lo que ya no esta y lo que nos hace daño.  Incluso soñamos lo que anhelamos. Y la pregunta es ¿porque?
Porque nos damos cuenta que eso lo que soñamos no queremos que se vaya, que tenemos un asunto pendiente por solucionar.
Que el orgullo nos puede, para mi es más dignidad que orgullo.
Porque al fin al cabo si uno no da el otro tampoco.