Sincerandome

Años de inseguridad,
de miedos.
Caminaba sola,
con la botella en la mano,
llena de esperanzas.
Fui débil,
no me creía capaz.
Aquí estoy,
años después.
Distinto cuerpo,
diferentes sentimientos
pero misma alma iluminadora.
Luchando por unas metas,
que casi pocos creían que lo conseguiría.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Acompañada de tu mano

Una vez más te quiero